alfajores Gata Golosa

En mi adolescencia me juntaba a estudiar con compañeras de colegio aquellas asignaturas que siempre son mejores en compañía, como todas las de números y fórmulas.  Cuando por fin teníamos que hacer una pausa, el gran aliciente era ir a comprar unos alfajores que para nosotras representaban un presupuesto pero que saboreábamos hasta la última migaja y nos recargaba de energía y optimismo para seguir descifrando los problemas . He tratado de recordar ese sabor para reproducirlo. Bastante cerca estoy,  sin igualarlos claro, pues aquellos además de su exquisito sabor están impregnados de muchos recuerdos.

P1140198

Ingredientes:

  • 300 gramos de harina 0000
  • 150 gramos de mantequilla fría cortada en cuadrados pequeños
  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • 3 cucharadas de leche
  • una cucharadita de polvo de hornear
  • 1 yema de huevo
  • una pizca de sal
  • Dulce de leche repostero para rellenarlas

Procedimiento:

Tamizar los elementos sólidos (harina, azúcar glas y polvo de hornear).

Añadir la mantequilla y hacer un arenado con las manos.

Añadir la yema y la leche para unir la masa y formar una bola pero sin amasar mucho.

Llevar a la nevera por media hora en un bol con tapa o film.

Estira sobre la mesa con un poco de harina para que no se pegue, hasta lograr un espesor de medio centímetro.P1140177

Utilizar un cortante de unos 5 cm de diámetro.

Disponer los discos de masa en una placa enmantequillada y llevar a horno precalentado a 180º por unos 10 minutos. Deben quedar blancas, no doradas.

Sacarlas y ponerlas sobre una rejilla para que enfríen.

Una vez frías, untar una de las tapas con dulce de leche repostero que es más espeso, poner la otra tapa y espolvorear con azúcar glas.

Se pueden guardar por 2-3 días pero los más ricos son los recién hechos. Aún calientes  y crocantes.

 

 

 

Anuncios

Torrijas con almibar de miel al estilo Minchi

Aunque las Torrijas son un postre típico de la Semana Santa y de la cuaresma en España, no hay por qué olvidarlas el resto del año. Requieren ingredientes sencillos que siempre tenemos en casa: pan (mejor aún si está duro del día anterior), huevos, leche y miel.  Su preparación aunque laboriosa, no es difícil. Y una vez las aprendes a hacer vas a querer compartirlas en cuanta ocasión se presente, ya que es una receta que te hace quedar bien y que a todos gusta. Pueden prepararse con un día de antelación y en nevera pueden conservarse hasta 3 días.

Es una receta versátil, a la que pueden añadirse otros ingredientes (vino, canela, limón, vainilla, chocolate, etc). Esta versión de Minchi es la clásica, la que se pasa de madres a hijos, jugosa y en el punto de dulce que a mí me gusta.

Ingredientes:

  • Una barra de pan
  • 500 ml de leche entera (puede infusionarse con cáscara de limón, vainilla y canela y si se desea, endulzar con 100 grs de azúcar). Debe estar fría o al tiempo.
  • 2 huevos batidos
  • Aceite de oliva para freirlas
  • 150 cc de miel
  • 150 cc de agua

Procedimiento:

  1.  Cortar el pan en rodajas de unos 2-2,5 cm de grosor (pueden ser más finas si el pan es del día anterior).
  2. Utilizar una fuente honda para acomodarlas y bañarlas con la leche, dejando que de a poco la vayan absorbiendo. Es mejor hacerlo en dos tandas, echando una cantidad que las cubra hasta la mitad y así se van empapando de forma pareja.img_20161008_192939
  3. Preparar un almibar de agua y miel a partes iguales, reservar.
  4. Poner al fuego una sarten mediana y profunda con el aceite de oliva (puede ser aceite de girasol).
  5. Escurrir las torrijas un poco y pasarlas por el huevo batido y freirlas de a dos o tres, hasta que estén doradas por las dos caras.
  6. Acomodarlas en una fuente donde se les echará el almibar de miel.img_20161008_233003

“Las penas con pan son menos penas”

Están listas para ser disfrutadas ya sea de postre o cómo nó en un desayuno o merienda. Pueden espolvorearse con canela y servir una jarrita con más almibar para los más golosos. Seguro que al final del convite no falta quien se “lleve una torrija” aunque en este dicho popular se refiera más a ir mareado por consumo de alcohol.

 

Zanahorias en soufflé

Esta es una receta que sirve tanto de guarnición  o como de primer plato ya que su sabor suave va bien con casi todo. Contrasta muy bien con una ensalada fresca y puede servirse caliente o frío.

Me gusta para su presentación una cobertura de mayonesa o un gratinado de queso.

Además de su delicioso sabor con un toque de dulzor, la zanahoria es la hortaliza más rica en beta-caroteno (antioxidante) que al ser absorbida por nuestro cuerpo se trasnforma en vitamina A, escencial para la vista. Además contiene  biotina, vitamina  que ayuda a tener pensamientos positivos. ¿Qué mejor?

Ingredientes:

  • 600 gramos de zanahorias peladas
  • 1 cebolla picada
  • 3 huevos:  separando claras (para montarlas  a punto de nieve ) de yemas.
  • 50 cc de nata ( crema de leche)
  • 4 cucharadas de Maizena
  • 50 grs de queso parmesano rallado
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • sal, nuez moscada  pimienta a gusto

Preparación: 

  1. Enmantequillar y enharinar un molde para horno de 24 cm.
  2. Cocinar las zanahorias en agua con sal por 15 minutos y escurrirlas.img_20160901_110142img_20160901_112020
  3. En una sartén con saltear la cebolla hasta que está blanda.
  4. Encender el horno a 180 º C para que se vaya calentando.
  5. Moler las zanahorias junto con la cebolla para lograr una crema suave.
  6. En una sartén poner al fuego la mantequilla, el aceite de oliva y la Maizena removiendo constantemente. Añadir la nata y mover hasta que espese. Retirar del fuego e incorporar el queso parmesano.
  7. Mezclar el puré de zanahorias y cebolla con la crema de nata y queso y las yemas de huevo.
  8. Con movimientos envolventes incorporar las claras montadas y verter la crema.
  9. Llevar a horno a baño María (fuente con agua que contendrá al molde del soufflé) por 35 minutos. 

 

 

La mejor tortilla de patatas: la de mi madre

Para describir la tortilla de mi madre he recurrido a una una pequeña encuesta familiar. Estos son algunos de los adjetivos que he recopilado: única, exquisita, jugosa, suave, suculenta, deliciosa, ideal, aromática, versátil.  De la encuesta también surgieron algunos sustantivos, amor, niñez, cumpleaños, fiesta, cena, desayuno, merienda,

Después de este repaso gramatical, creo que no hace falta explicar más, así que vamos a ver cómo la prepara.

Ingredientes:  para 6 personas

  • 800 gramos de patatas peladas y lavadas
  • 200 gramos de cebolla
  • 6-7 huevos grandes
  • Sal gorda a gusto (una cucharadita aproximadamente)
  • aceite de oliva
  • Un chorrito de leche

procedimiento:

  1. Cortar las patatas en dos o tres partes y hacer rodajas finas (unos 3 milímetros de grosor).
  2. Poner una sartén honda con un buen chorro de aceite de oliva suficiente para que se frían las patatas. Esperar a que se caliente el aceite y echar las patatas removiendo de vez en cuando. Añadir un poco de sal en la cocción.
  3. Cortar la cebolla en trozos irregulares, no muy chicas para que no se quemen. Incorporarlas a las patatas, remover y tapar para que se cocinen.
  4. Una vez estén las patatas y cebollas blandas, retirarlas a un colador para que escurran el exceso de aceite.
  5. En otro recipiente, mezclar los huevos sin batir mucho, añadir la sal y el chorrito de leche, que la hace más esponjosa.
  6. Mezclar el huevo con las patatas y cebolla. Dejar reposar unos 5 minutos.
  7. Mientras calentar una sartén de las que no se pegan, y echar un chorrito del aceite colado, una vez esté bien caliente echar la mezcla de huevos y patatas y cuajar la tortilla.
  8. Darle vuelta con la ayuda de un plato llano amplio o girador de tortillas y cuajarla del otro lado, moviendo la sartén en forma circular para que se despegue bien de los lados. Dejarla según el punto que se quiera, o bien hecha o jugosa, que es como más nos gusta a nosotros.img_20160913_183140

La tortilla puede comerse en cualquier momento del día. Desde el desayuno hasta la cena y hay quien en lugar de pastel de cumpleaños, prefiere apagar las velitas directamente en la buena tortilla. Que no falte!

img_20160913_183831

 

Ensalada de repollo y zanahoria Coleslaw

En los restaurantes de comida americana siempre elegía la opción de Coleslaw como guarnición. Esa mezcla dulzona siempre servida en un pequeño cuenco que me sabía a poco y trataba de racionar para que me durara un poco más.

Lo mejor es que una vez aprendes a prepararla, rinde muchísimo y se convierte en un comodín para acompañar principalmente carnes y hamburguesas.

La clave es prepararla con tiempo para que se ablande bien el repollo pero también se puede conseguir muy buen resultado con el truco del microondas.

Consiste en poner en el microondas el repollo ya rallado por 45 segundos,  con lo que se logra ahorrar tiempo de macerado y un punto de crocante que a mi me gusta mucho.

Ingredientes:

  • Medio repollo blanco cortado en tiras muy finas
  • 2 zanahorias medianas ralladas
  • una manzana verde pelada y rallada

Aderezo:

  • una cucharada de mostaza
  • 2 cucharadas de vinagre de alcohol (vinagre blanco)
  • una cucharada de azúcar
  • 50 g de nata (opcional)
  • 100 g de mayonesa o un poco menos aligerada con agua
  • sal y pimienta a gusto

Procedimiento:

-Preparar el aderezo mezclando bien los ingredientes  y reservar.

-Picar en tiras finas el repollo y ponerlo en un bol con tapa para microondas por 45 segundos.IMG_20160706_122627

-Rallar las zanahorias y la manzana

-Añadir el aderezo y mezclar bien.IMG_20160706_123813

-Dejar reposar en la nevera por lo menos media hora antes de servir.

IMG_20160706_124345

Bombas de patata con corazón de queso

“Patatas cocidas alargan la vida” . Si bien en esta receta además de cocerlas también se fríen, seguro que alargan la vida pues están muy muy ricas.

Pueden servirse como plato principal acompañado de ensalada o como guarnición de carnes y pescados.

El relleno también puede variar a gusto pero los más comunes son de queso y de jamón.Así como también la masa puede ser simple papa o mezcla con queso ricota y cualquier condimento que se prefiera. Es pues una receta versátil y muy económica.

Ingredientes: 

  • 1 kg patatas
  • 1 huevo
  • Una cucharada de mantequilla o de aceite de oliva
  • Un chorrito de leche
  • 1 cucharada perejil picado
  • Sal, pimienta y nuez moscada a gusto
  • queso tipo mozzarella en dados para rellenar

Para rebozar las Bombas:

  • 1 huevo
  • Pan rallado cantidad Necesaria
  • Abundante aceite de girasol para freír

 

Procedimiento:

Lavar bien las patatas con la ayuda de una esponja metálica y sin pelarlas  ponerlas a cocinar en abundante agua salada, hasta que estén bien tiernas.IMG_20160706_121133

-Dejarlas entibiar y  pelarlas.  Hacer un puré añadiendo una cucharada de mantequilla el huevo y un chorrito de leche.

-Condimentar con el perejil, sal, pimienta y pizca de nuez moscada.

-Dejar enfriar bien y reposar en la nevera.

Preparar un plato hondo con el huevo batido y otro con el pan rallado.IMG_20160706_125033

-Mojarse las manos con agua y tomar una porción del puré (como del tamaño de un huevo), hacer una bola y ahuecarla para poner en medio el relleno de queso. Cerrar bien la bola y pasarla primero por el huevo y luego por el pan rallado.

Una vez estén todas armadas, freírlas en abundante aceite unos 2 minutos de cada lado.

TIP: yo acostumbro a aplastar las bombas en forma de disco grueso pues me resulta más fácil la cocción.

NOTA: este plato lo he acompañado con ensalada de Repollo, zanahoria y manzana también conocida como Ensalada de repollo y zanahoria Coleslaw

 

Mermelada de naranjas amargas

Antes de que acabe el invierno tengo que salir  y recolectar unas cuantas naranjas amargas que sirven de ornamentación en muchos parques y calles. Los plantaron en muchas ciudades ya que sus flores (flor de Azahar) son más aromáticas y sus frutos más vistosos y duraderos que la naranja dulce. Están llenas de polvo pero eso tiene solución. El placer de aprovechar algo que nadie le hace caso es una sumatoria de puntos adicionales.

Un fruto hermoso, que “se torna en fuego y oro lo que antes fue puro y blanco”  como  se refiere Federico García Lorca al paso de la flor de Azahar a la  naranja.

La mermelada se puede utilizar para infinidad de preparaciones, ya sea acompañando a quesos o a patés, en marinadas para carnes, aves y pescados, o para pasteles y tartas o simple decoración pues da un toque de brillo y color que realza cualquier plato.

P1140065

Ingredientes:

  • 6-7 Naranjas amargas
  • Un puñado de sal gorda
  • 1 limón (opcional)
  • Azúcar en igual cantidad que el peso de las cascaras ya cortadas más la pulpa
  • Agua en cantidad necesaria según consistencia deseada.

Procedimiento:

-Día 1: a la mañana

Se lavan bien las naranjas con un cepillo de alambre y se ponen en remojo en agua tibia y una cucharada de sal gruesa durante dos horas. Se tira ese agua y se pone agua limpia, suficiente para que floten.P1130984

Se les da un hervor por media hora o hasta que estén tiernas.

Nuevamente se les cambia el agua y se dejan en remojo hasta el día siguiente.

 

 

-Día 2:

Se parten a la mitad y con cuidado se les saca la pulpa. Esa pulpa se eliminan los hollejos o parte blanca, que resulta muy amarga y se reservan  aparte las semillas. si se desea añadir la pulpa de un limón es el momento de hacerlo.  Se pesa la pulpa.

Las semillas se ponen en un cuenco con un poco de agua y se dejan hasta el día siguiente para que suelten la pectina que ayudará a espesar a la mermelada.IMG_20160619_203126

Se pone a hervir junto con un litro de agua por  15 minutos. Se reserva.

Por otra parte, a las cáscaras también se les elimina lo más que se pueda de la parte blanca y se cortan en tiritas finas. Se pesan. En otra olla se ponen a hervir por unos 25 minutos y se les cuela ese agua. Se le cubre con agua fría hasta el día siguiente.

IMPORTANTE: Sumar los dos pesos tanto de la pulpa ( sin el agua añadida) como de la cáscara pues ese mismo peso llevará en cantidad de azúcar.

-Día 3: 

Se ponen las cáscaras junto con la pulpa y el agua a hervir y se le añade el peso en azúcar.IMG_20160620_204719

Se añade la pectina ( de apariencia babosa) de las semillas que se pasan por un colador.

Se deja a fuego medio por aproximadamente una hora, o hasta que las cáscaras se pongan cristalinas  y el almíbar haya espesado.P1140064

¡Lleva su tiempo pero la verdad que vale la pena!

 

Bonsai: Jin y shari

Son áreas de madera muerta tallada o desgarrada en las ramas “Jin” o en el tronco “Shari” del Bonsai. El aspecto es como el de la madera que flota en el mar y se vuelve suave y gastada.

Es una técnica tiene mucho que ver con el arte  del envejecimiento del bonsai y su diseño y suele aplicarse cuando sea apropiado a la madurez de la planta ya que simula que ha sido producido por inclemencias del tiempo, por un rayo, por enfermedades o por la edad.

¿Cómo crear un Jin ?

Generalmente se crean de ramas viejas o que queramos desechar. Deben ser lo más naturales posibles, como si hubiesen sido creados por la naturaleza y por el tiempo.

jinLos Jin se pueden doblar con el uso de alambres si están recién hechos de una rama viva y aún blanda. Si lo que tenemos es un Jin de madera seca y dura, tendremos que emplear tensores y mojar repetidamente la madera seca con agua caliente hasta que notemos cierta flexibilidad.

Las herramientas utilizadas son las pinzas para jin que permiten sacar y separar  la corteza de la madera.alicate-de-jin-220-mm Una vez eliminada la corteza,  desgarramos tiras de madera para que el acabado sea en punta fina. Es aconsejable trabajar la madera muerta en la época de verano, cuando la corteza está más blanda y cicatriza mejor.

Cómo se crea un Shari?

Los Sharis son trabajo en el tronco simulando lo que el árbol ha vivido con los años y con las enfermedades. Pueden llegar a ser la parte más destacada del bonsai pero para lograrlo deben trabajarse de a poco, año tras año ya que lo que se trata es de eliminar parte de la corteza, donde ya no crecerá ninguna rama y ahuecar el tronco.

Se debe pensar bien como fluye la savia por la corteza para llegar a las ramas antes de realizar un shari.jins y shari 1

Por esta razón, para hacer un Shari,  se puede retirar parcialmente la corteza pero nunca eliminar un anillo de corteza al rededor del perímetro ya que cortaríamos el paso de la savia y enseguida moriría la parte superior al corte.

Una vez hecho el Shari, podemos ahuecarlo o hacer hendiduras y  pulirlo con la ayuda de fresas y gubias para lograr un efecto natural de envejecimiento.

¿Cómo se proteje esta madera?

Una vez hecho el diseño del Jin o del Shari, se limpia bien la madera expuesta con la ayuda de un cepillo de alambre o con papel de lija. Se deja secar por lo menos tres semanas o un mes. Entonces es cuando podemos aplicar la solución acuosa de cal y azufre  (Polisulfuro de calcio) que permite conservar y blanquear la madera. Se unta la solución en la madera seca con la ayuda de un pincel tomando las precauciones de manipular un producto tóxico e inflamable. Veremos que se pone de color blanco o gris.

Hay especies como las perennes de hoja ancha o como los olivos, que la madera muerta no debería tomar el color blanco hueso que queda bien en otras especies. Para estos podemos diluir el Polisulfuro de calcio con acuarela negra o marrón para teñir la madera muerta.

 

 

 

 

 

 

Escabeche de Berenjenas

Llega una visita y es la hora del aperitivo. Abro la nevera y saco 3 berenjenas. En 7 minutos tengo preparada una tapa de berenjenas en escabeche y destapo una cerveza helada. Me encanta esta sana costumbre de picar algo al final de la mañana. Más si en el aperitivo hay berenjena que ni “hincha ni llena”.P1130288

La receta que os comparto es realmente un éxito en mi familia. Supuestamente al prepararla hay que dejarla por lo menos 3 días para que esté más sabrosa, pero nunca lo logramos.

Al prepararlas en el microondas sin agua, sólo con vinagre, el sabor se concentra y por eso pueden degustarse de inmediato.

Ingredientes:

  • 3 Berenjenas
  • Vinagre de alcohol o de manzana que las empape bien y luego más para completar el aderezo
  • Un diente de ajo
  • Una hoja de laurel
  • Media cucharadita de orégano
  • pizca de tomillo
  • Media cucharadita de perejil seco
  • Un poco de guindilla (opcional)
  • Media cucharadita de pimentón dulce
  • Unos 7 granos de pimienta negra
  • Sal a gusto
  • Aceite de girasol o de oliva si se prefiere

CLAVE: Un recipiente apto para microondas con tapa hermética o film.

Preparación:P1130284

Pelar las berenjenas y cortarlas en rodajas de medio centímetro. Ponerlas en el recipiente para microondas formando capas. Empaparlas con vinagre, que todas queden mojadas. Tapar bien y llevar al microondas por 3 minutos y medio.

Si son berenjenas muy grandes o se quiere hacer más cantidad, hay que hacer en varias tandas pues si son muchas a la vez, no se cocinan bien.

Sacarlas y abrir con cuidado de no quemarse con el vapor. Darles vuelta, es decir las que estaban más abajo, pasarlas arriba. Volver al microondas por otros 3 minutos y medio.P1130466

Mientras se cocinan, mezclar en un cuenco todos los condimentos secos y  añadir más vinagre de manzana y aceite calculando que sea suficiente el preparado para cubrir las berenjenas ya cocidas.P1130469

Se pueden almacenar en frascos esterilizados, pero en mi caso, como eran para el momento, directamente en un cuenco para llevar a la mesa.

Se acompañan con galletas o pan. Muy muy ricas también como guarnición para las carnes.

  • TIP:  Pueden prepararse hervidas en una olla en mezcla a partes iguales de agua y vinagre por aproximadamente un minuto. De esta forma hay  que dejarlas reposar por una semana antes de consumirlas para que tomen bien el sabor.

 

Bonsai: poda de raíces y trasplante

El trasplante es parte del cuidado del bonsai y si somos novatos, es una de las técnicas que más nos asusta. Pero todo es cuestión de hacerlo en el momento oportuno. El trasplante consiste en sacar el árbol de su maceta para recortar las raíces, renovar el sustrato y volverlo a plantar, ya sea en su misma maceta o en otra que se adapte más al estilo y especie que estemos trabajando.trasplante

¿Cuando trasplantar?

Las plantas durante la primavera y verano están en fase de crecimiento. Llegado el otoño, entran en un letargo y en el invierno prácticamente están dormidas o anestesiadas como alguna vez escuché. Finalizando el invierno es entonces la mejor época para trasplantar, antes de que se despierten en la primavera.

¿cuales plantas hay que trasplantar?

Las plantas jóvenes crecen más rápido y por tanto sus raíces también lo hacen. Por lo general hay que fijarse cada dos años en el cepellón o masa de raíces y tierra. Para esto, sacamos el árbol de la maceta y observamos sus raíces. Si las raices han crecido y se enrollan ocupando gran parte del espacio, o si las raices comienzan a salirse por los agujeros de drenaje, es el momento de recortarlas y trasplantar el árbol.IMG_20160606_124900

Los árboles más viejos crecen más lentamente por tanto el trasplante podemos hacerlo cada 3-5 años.

¿cuales son los beneficios del trasplante?

Con el trasplante logramos que el bonsai se fortalezca.  Es como cuando nos cortamos el pelo que está seco en las puntas y deteriorado.En el bonsai, eliminamos las raíces viejas y leñosas que ya no realizan funciones de nutrición. Al recortar las raíces, liberamos espacio para el sustrato y los nutrientes. Además se estimula el crecimiento de las propias raíces.

Si no lo hacemos, la planta comienza a debilitarse, el sustrato se apelmaza y empieza a ahogar a las raíces y el crecimiento y nutrición de la planta no serán los adecuados llevándolo incluso a la muerte.

Procedimiento de trasplante:

Sacamos con cuidado el árbol de la maceta, sujetando el árbol por la base del tronco y dando unos pequeños golpecitos o tirones para despegar todo el cepellón o masa que seguramente estará compacto por el crecimiento de la las raíces.

Con la ayuda del gancho para raíces (ver Bonsai: las herramientas) vamos separando y peinando la masa de raíces. Al mismo tiempo, quitamos la mayor parte de tierra.IMG_20160619_145409IMG_20160619_150228IMG_20160619_150517IMG_20160619_152458

Con unas tijeras bien afiladas, cortamos las raíces desde las puntas hasta aproximadamente la mitad del volumen total.

Adicionalmente, junto con el trasplante, debemos podar el mayor número de ramas y hojas para compensar el equilibrio que debe mantenerse entre el espejo de la copa y las raíces.

Aprovechamos para limpiar bien la maceta y renovar, si hace falta, las redecillas de plástico que cubren los agujeros de drenaje. O prepararemos un nuevo tiesto si es que hemos decidido cambiarlo, ya sea a uno más chico o a uno más grande.IMG_20160629_112841

Extendemos una capa de tierra en el fondo, de grano grueso, para facilitar el drenaje y acomodamos las raíces del árbol. Con la ayuda de los palitos completaremos  con el sustrato adecuado asegurándonos de que no queden espacios de aire entre las raíces.

Si se trata de árboles grandes, para asegurar la inmovilidad necesaria para la recuperación, tendremos que sujetar el árbol al tiesto con la ayuda de alambres que pasaremos por los agujeros de drenaje para atar al cepellón.

Colocamos finalmente la última capa de tierra presionando con los dedos  y regamos abundantemente.

Dejamos a la sombra por una semana hasta que se recupere. De a poco lo sacaremos al sol.